CyberAlberto

Mi rincón personal en internet

La dolorosa experiencia

Para realizar copias de seguridad, utilizo el programa que viene incluído en el Mac OS X: El Time machine.

Como todo software, nunca es perfecto, pero al menos te ayuda a tener copias de seguridad automáticas que en condiciones normales no interfiere en el trabajo diario. Digo en condiciones normales porque alguna vez me ha mostrado un mensaje de estos alarmistas que te mete miedo en el cuerpo diciendo que la copia no se ha podido hacer.

El objetivo de esta entrada no es hablar de las bondades o maldades del Time machine, sino de cómo me ha resultado literalmente imposible duplicar el disco de copia de seguridad en otro disco nuevo, dicho de otra forma: migrar la copia de seguridad de un dispositivo a otro.

En 8 meses de uso del Time machine la copia de seguridad ocupa 133Gb con 1.400.000 ficheros, algo que sería relativamente fácil de copiar. Ya que sólo son ficheros y enlaces “soft” y “hard”.

Leí en The evangelist.info que esto era posible gracias a la ayuda de dos programas lo cuales, dada mi mala experiencia, no puedo recomendar:

  • SuperDuper!
  • Carbon Copy Cloner

Me puse manos a la obra con Super Duper!. La velocidad de duplicado era insufriblemente lenta (oscilaba entre 5Mb/s y 10Mb/s), cuando la velocidad teórica del USB 2.0 es 480Mbit/s, unos 60Mb/s… vamos, que no llegaba ni al 25% de la velocidad de transmisión real del puerto USB 2.0.

Tras 5 interminables horas, el programa, sin ningún motivo aparente se queda colgado al 99%, así que vuelvo a empezar. Arranco el ordenador y empiezo de nuevo con todo el proceso.

Tras otras cinco horas el programa al menos falla y me dice el porqué (el motivo es que le resulta imposible duplicar un cierto fichero… si eso es lo único que sabe hacer el programa y no lo sabe hacer bien… apaga y vámonos)

Como ya andaba un poco cabreado mosca, apagué y empecé de nuevo con la otra posibilidad, el Carbon Copy Cloner.

El Carbon Copy aún fué peor… una experiencia aún más dolorosa… llevaba 8 horas y aún no había terminado, era realmente triste el panorama que se presentaba ante mis ojos. Para ver qué diablos estaba haciendo le dí a la opción de “Mostrar propiedades”, y mi sorpresa es mayúscula cuando veo que la copia estaba ocupando 199Gb, mientras que los datos originales ocupaban sólo 133Gb. Algo que no se puede explicar con palabras.

Eso me enervó bastante, así que me dí por vencido: no quería desperdiciar más tiempo de mi vida en una batalla perdida. La copia de esos preciados datos era imposible para mí.

Aunque existía una posibilidad abierta que no he decidido no explorar: el comando rsync. Rsync es un programa en modo terminal muy útil pero con el cual no me quería pelear, ya que tiene decenas de opciones.

Así que me dispuse a borrar la copia fallida y decirle al Time machine que se meta las copias de seguridad por donde le quepan haga copias de seguridad en el otro disco, perdiendo todo el histórico de copias de seguridad… total… sólo perdía 8 meses de histórico de copias de seguridad.

NOTA IMPORTANTE: se recueda que cuando vamos a usar un disco duro con el Time machine es aconsejable crear un sistema de particiones de tipo “Mapa de particiones Apple”, además es imprescindible que la partición donde se aloje la copia de seguridad debe ser Mac OS Plus con registro.

Anuncios

Martes, 27 enero 2009 - Posted by | Informática e Internet

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: