CyberAlberto

Mi rincón personal en internet

Ternura

Ayer, una mujer de ochenta años me besó la mano.
 
Al entrar en la peluquería, veo a una mujer de mediana edad que le estaban arreglando el pelo, y ocupando una pequeña parte de un sofá estaba sentada una mujer mayor.
 
Al rato, observo que la mujer quería levantarse, tras 3 intentos fallidos aquel sofá parecía que no quería soltarla, la gravedad a veces es muy puñetera. Al cuarto intento de ella, me levanté y le ofrecí mi mano para que se apoyara y luego la ayudé a terminar de levantarse, justo cuando estaba a punto de conseguir la verticalidad me besó la mano, algo que me dejó en un primer momento, perplejo, ya que no es algo muy común que alguien de su edad muestre tal agradecimiento y menos a un hombre, durante un buen rato tube que contener las lágrimas por ello.
 
Al regresar del servicio, se volvió a sentar y entablamos una pequeña charla que fué interrumpida por la hija, que ya había terminado e indicaba que era mi turno.

Anuncios

Domingo, 4 diciembre 2005 - Posted by | Personal

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: